Liderazgo

Cómo recuperarse del desgaste ministerial 2

 

Continuamos con el tercer tema de la serie Desgaste en el Ministerio. En esta publicación completamos 12 puntos vitales para recuperarse del desgaste ministerial.

7. No te apresures con el cambio.
El enorme deseo de ver cambios se puede convertir en una enorme ansiedad. El cambio inicia de dentro hacia afuera y es Dios quien lo produce a través del Espíritu Santo. No te impacientes, el tiempo de Dios no es el mismo que el nuestro.

8. Sustituye los hábitos que no son de provecho.
Según nos vamos formando, también vamos adaptando nuevas formas de hacer las cosas y agregamos más intereses a nuestra lista. A veces convertimos en rutina todo lo que absorbemos, que no nos da tiempo discernir qué es de provecho y qué no. Es un tiempo importante para separar la paja del trigo. Un nuevo y buen hábito inicia con el deseo de implementarlo dedicándole fracciones de tiempo progresivas; si hoy fueron 5 minutos, trata de que mañana sean 10.

9. Ten presente quién te llamó y qué te asignó.
No te desenfoques, Dios no se ha olvidado de ti. Si buscas refugio fuera de El, te puedo confirmar que realmente estás perdido y necesitas de emergencia recuperar el rumbo. El llamado que Dios te ha hecho no es para que lo guardes en una gaveta, es para que lo pongas al servicio para Su gloria. Acércate más a Dios, en El hay fortaleza y plenitud de gozo. En El está tu restauración. Tu carrera no ha terminado.

10. Valora el aprendizaje de los momentos difíciles.
Cuando tu vida está en Cristo, dependes de El y vives para El. En cualquier inconveniente que te suceda, por peor que sea, hay una riqueza de aprendizaje, tanto para ti como para otros que estén en ese mismo proceso, o mejor aún, evitarlo. Dios nos ha enseñado que una forma de mantener un árbol en buen estado es cortando las partes secas y enfermas. Te animo a que seas agradecido porque lo mejor está por venir.

11. Aprende a decir NO.
Es difícil decir NO cuando estás acostumbrado a servir, sin embargo es una de las causas por las que un número considerable de líderes se desgastaron. Al envolverse en todo, terminaron cargados y presionados por no ser efectivos en lo que debieron estar enfocados.

12. Vive un día a la vez.
Si has iniciado una etapa de reinicio de funciones, no pongas en tu agenda más de dos asignaciones diarias para que las realices con excelencia y evites estresarte. Ten presente que en el ministerio siempre habrá tareas por hacer.

Mateo 6:34. Por tanto, no se preocupen por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástenle a cada día sus propios problemas.Esperamos que este tema te haya edificado e invitamos a compartir en nuestro formulario de comentarios otros puntos que ayuden a superar una etapa de desgaste de la manera más sana y efectiva.

Autor


blank

Carlos Muñoz

Director MICC