Liderazgo

Cómo proteger a tu equipo de trabajo

Este es el tema 4 de la serie Desgaste en el Ministerio. Lo ideal es vigilar en paralelo tu estado y el de tu equipo de trabajo. Si sólo te enfocas en tus necesidades, estarías viendo a los demás colaboradores simplemente como elementos que mientras sean útiles, pueden ayudarte a lograr los objetivos de una planificación.

Un equipo va más allá de reuniones y restricciones basadas en presupuestos, se trata de combinar conocimientos, habilidades, sueños y desempeño para llevar a cabo una misión de igual interés para todos.

A continuación presentamos varios puntos que pueden indispensables:

1. Ora por ellos. Parece obvio y hasta básico pero en realidad nos sumergimos mucho en nuestras propias necesidades.

2. No exijas un estándar que no estés dispuesto a cumplir.

3. Establece objetivos claros.

4. Evita reuniones innecesarias.

5. Olvídate de intenciones egoístas, la obra es de Dios.

6. Sé agradecido y valora cada minuto que tienes con tu equipo de trabajo.

7. Debes poner la visión en acción. La satisfacción no está en los sueños, sino en las realidades.

8. Engañar a tu equipo, es engañarte a ti mismo.

9. Amalos.

10. La integridad con Dios está por encima de las habilidades.

11. Evita las comparaciones.

12. Las mejoras son necesarias, motiva y capacita.

13. Comunicación honesta, abierta y respetuosa.

14. El sentido de pertenencia y empoderamiento tiene más valor que simplemente cumplir responsabilidades.

15. Debes amar lo que haces para poder inspirar y apasionar a los demás.

16. Sé auténtico.

17. La persistencia es un valor transferible. Cuando hay inconvenientes, involucra a tu equipo de trabajo en la búsqueda de soluciones sin cambiar el objetivo o misión establecida.

18. Ten paciencia, no todas las personas tienen el mismo tiempo de acoplamiento.

19. Coloca a cada miembro en la posición en que puede tener su mejor desempeño.


Te invitamos a compartir en nuestra área de comentarios ideas que has implementado, sugerencias y cómo te ha de bendecir este artículo.

Autor


blank

Carlos Muñoz

Director MICC